Avisar de contenido inadecuado

3/07/2016

Carta a Daniel Ortega

LEY 830 Compañero Daniel Ortega Saavedra. Presidente, me refiero señor a usted como compañero, porque era la frase revolucionaria con la cual querían desvelar i...gualdad entre todos. Todos fueron compañeros cuando se necesitó de ellos, para proteger la revolución de la amenaza imperialista en esos años sangrientos que costó la vida de miles de nicaragüenses en su ...

{
}

3/04/2016

Het manuscript van de Kolonel

Een vreemd en tegelijkertijd fascinerend personage heeft twee namen, twee nationaliteiten en twee levens. Als deze op tragische wijze met elkaar verweven raken, ontstaat een bloeddorstige crimineel. Door een dictatoriaal en meedogenloos regiem wordt deze man een gevoelloze militair die met de tijd transformeert tot een verdrietig en eenzaam wezen. Deze kroniek beschrijft hoe...

{
}

2/04/2016

cambios radio

http://www.amazon.com/nombre-gloria-Historia-basada-Spanish/dp/151932846X/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1457145754&sr=8-1&keywords=Sin+nombre+ni+gloria

 

http://l.facebook.com/?u=http%3A%2F%2Fwww.cambiosradio.com%2F&e=ATNqd6YIti-j3SypVyRDNR1o4ls_RI71zdTmjn3qVQ23O1V3Idh3NAptNzilFwcG

20/10/2011

AMOR.

 

Amor... tormento necesario que el hombre inventó para vivir. No es una ramita trémula que se quiebra con sólo desearlo es una viga de acero, que nada lo rompe y aunque a quien lo exprese lo rechace. No importa, el amor es y será por siempre amor... Si es puro, verdadero, sincero, es completamente indestructible. No importa cuánto ni cuántos se rían de ti. Quien ama...

4/09/2011

Recuerdo de un Adios

     A fuera el sol calentaba el asfalto y hacia subir el termómetro a casi treinta y ocho grados. El polvo se levantaba con color amarillento rojizo, empañando los ojos y al adherirse al cuerpo picaba como pimienta negra.

La habitación estaba perfumada de alcohol y azul de metileno que al mezclarse; entraba por las narices irritando los ojos y produciendo...

2/07/2010

El manuscrito del coronel - novela. un poco mas

Como todas las tardes, me dirigí al parque. Apenas calentaba y todavía no corría a mi ritmo. Aún no era el momento de medir velocidad con el viejo cronómetro, mi corazón no estaba excitado y creí no era el momento de acelerar. Conté: “... dieciocho, diecinueve, veinte”. Pensé: “Seis vueltas más y empiezo a medir velocidad y capacidad”.

Tengo que dar treinta...